resonancias.org

Narrativa
02 08 2017
El Final (fragmento) por Julian Van Quekelberge

El personaje Olivetti, de un fragmento de novela, luego de ser despedido del trabajo y del cobijo de su amante, se dedica a escribir en un cortijo del siglo XVII, una vieja casona rodeada de animales domésticos bajo atardeceres rojizos, con paredes de piedra y pisos de terracota. Su lenguaje es un estallido floral que emana un perfume que inunda todo el valle. «¡Mi grito en el papel!» Con un delirio que oye voces externas e internas. Cuando un supuesto agente literario le pregunta cuál es su metodología de trabajo, él responde: «Mi forma de trabajo es la de un equilibrista sin red». La belleza poética ronda estos fragmentos aunque por momentos la floritura vela el sentido del mismo. El personaje escritor escribe lo primero que pasa por su mente y eso nos hace pensar que, en último término, el verdadero sujeto de la historia es transhistórico, es decir, el sujeto de los sueños, de los mitos, de las fábulas.  La sentencia «El escrito se escribe a sí mismo como un espejo», revela la sabiduría de v a n Quekelberge. La fragmentación y sus implicaciones, acorde con la realidad, es un movimiento que niega el sistema unitario. Rubén López Rodrigué.

Copyright: Julian Van Quekelberge

ACERCA DEL AUTOR
Julián Van Quekelberge

Julian Van Quekelberge, Buenos Aires, 1962. Tiene nacionalidad británica. Estudio el bachillerato en Argentina, Brasil y lo termino en EE.UU. Es licenciado por el Instituto de Arte Cinematográfico de Avellaneda (Argentina). Ha publicado: "Adentro del fuego" (poesía), "Flores Carnívoras" (cuentos), "Sir. John y la máquina de los instintos" (cuentos), "Revólver de mujer" esta novela, ambientada en el Amazonas de 1900, ha obtenido una muy buena crítica de Luis Benítez. En estos momentos, Julián Van Quekelberge está terminando otra novela.